¿Alguna vez has comido nieve? Es mejor que dejes de hacerlo ¡Mirá!

¡Todos lo hacen, pero...! Si alguna vez has estado en algún lugar donde hubiese nieve, es muy probable que hayas comido copos de nieve cayendo del cielo, como así también de la que se encuentra en la tierra.


Es una acción muy común, para los niños es un acto lúdico y para los adultos una manera cómoda de beber agua fresca y pura. Lo que no se sabía es que conlleva efectos colaterales.

La mayor parte de las partículas contaminantes no están en el suelo sino en el aire. Por lo tanto, cuando los copos de nieve caen al suelo, la contaminación en el aire se adhiere a ellos. El cielo no goza de un sistema de filtración por lo que es muy probable que los copos de nieve se encuentren llenos de microbios.

Se estima que los agentes tóxicos de la atmósfera de países como la India podrían encontrarse en la nieve del norte de Canadá en cinco días, según investigadores químicos ambientales.

No es correcto decir que la nieve es tóxica, pero se ha comprobado que contiene productos químicos y no es aconsejable ingerirla en grandes cantidades, pues puede contener un gran número de bacterias. No es peligroso tomar una pequeña cantidad, pero hidratarse a base de nieve sí puede traernos consecuencias negativas.

Las bacterias más comunes que se encuentran en la nieve son las llamadas Pseudomonas Syringae. Aunque no se puedan ver están en todas partes y un excesivo contacto con ellas nos pueden ocasionar indigestiones graves.
¿Alguna vez has comido nieve? Es mejor que dejes de hacerlo ¡Mirá! ¿Alguna vez has comido nieve? Es mejor que dejes de hacerlo ¡Mirá! Reviewed by Javier Ledesma on abril 17, 2016 Rating: 5

No hay comentarios